0

Por qué contratar un entrenador personal

Voy a ser bastante crítica: estamos en un país donde todos sabemos de todo: sabemos de fútbol, somos los mejores jugando al padel, somos los mejores psicólogos, los mejores informáticos, nos automedicamos, y tenemos la solución a todos los males de España. Es el país de “Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como” y de filósofos sin papel.

Lo más preocupante es, que en tema de salud, también consideramos que nosotros nos valemos y bastamos para cuidarnos y curarnos. Señores y señoras, la salud es una de las necesidades primarias que deberíamos atender en nuestras vidas. Mucha de las cosas que nos pasan cuando nos vamos haciendo “mayores”, y no tan mayores, pueden prevenirse adquiriendo hábitos de vida saludables de una forma natural y disfrutando de ello.

¿Cuántos de vosotros no conocen a alguien que tiene depresión, que no se gusta o se ve bien a sí mismo, que no sabe como canalizar su estrés, que le duele alguna parte de su cuerpo, que tiene una enfermedad que se ha podido prevenir o que se siente cansado de su rutina y no hacer cosas que le aporten a su desarrollo personal…? Si la vida está muy complicada…pongámosle muchas sonrisas.

El entrenamiento personal está muy relacionado con el bienestar y desarrollo personal de cada uno, a corto y largo plazo. A través de la actividad física uno de los objetivos principales que tiene el entrenador/a personal es planificar el camino para que te sientas mejor contigo mismo y soluciones presentes y futuros problemas, tanto mentales como físicos, o aprendas a afrontarlos de otra manera.

En mi caso, como entrenadora personal, entiendo esta actividad como una conexión entre cuerpo y mente, de forma que se vuelven a interconectar de manera consciente tu lado cognitivo con tu sistema hormonal y locomotor, algo que con la forma de vida que llevamos, se rompe completamente y deriva en la mayoría de los problemas que vemos actualmente en cualquiera de nosotros.

Para poder conseguir recorrer este camino juntos, lo primero que debo de hacer es conocerte y que tu mismo lo hagas desde una realidad objetiva. Para ello en nuestro centro realizamos el Estudio de Movimiento y Salud previamente. En función de los resultados, el entrenador junto con el cliente definen los objetivos que creemos que debemos ir alcanzando, y en base a ello se planifica los entrenamientos con selección de ejercicios que activen hormonalmente y cognitivamente para que comiencen los cambios que buscamos.

Todos los ejercicios y planificaciones que debe diseñar un entrenador personal tiene que tener un por qué a nivel fisiológico y biomecánico. Buscamos acción reacción en nuestro organismo, buscamos equilibrar esas descompensaciones musculares y articulares, además de un control de una correcta técnica en la ejecución de los ejercicios.

Exigid personas cualificadas y profesionales. Un entrenador personal no es un monitor, sino un experto del cuerpo humano en movimiento que debe estar constantemente en formación y cuidar la salud por encima de todo. NO TODO VALE. Exigid que os cuente porque estáis entrenando así, que os explique las cosas que hacéis. De esta manera interaccionarás más en el proceso, comenzarás a entender y lo disfrutarás más.

Es un servicio exclusivo y muy personal con el cliente, donde se genera una relación muy estrecha.

Si alguno de vosotros tiene un entrenador personal, os invito a que a través de los comentarios contéis vuestra experiencia.

 

¡Compártelo!

raquelclemente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *