2

ANSIEDAD Y ACTIVIDAD FÍSICA PARTE I

FACTORES HORMONALES E IMPLICACIÓN

El 40% de los españoles padece ansiedad o depresión en la actualidad (Asociación Española de Psiquiatría Privada- ASEPP). Son las patologías mentales con mayor índice de casos en España. Es un dato bastante preocupante, y el motivo principal, se encuentra en nuestros hábitos de vida. Eso es lo peor de la noticia y a la vez, el dato esperanzador que nos lleva a analizar esta enfermedad.

Uno de cada cinco adultos puede llegar a padecer esta patología a lo largo de su vida. La principal causa, es sin duda, el estilo de vida que llevamos: muchísimo estrés, sensación de ir al límite cada día, marcarnos el objetivo principal de ser lo más productivos cada día, no tener tiempo para dormir, comer, descansar, o disfrutar de nosotros mismos, y una muy alta competitividad laboral. Vivimos muy deprisa; vivimos en la hiperproducción y de “hacer muchas cosas en un día”.

Descontrol hormonal por forma de vida acelerada

Plantéate lo siguiente. ¿Serías capaz de estar dos horas sin hacer nada; literalmente; y que no te genere un conflicto mental y una ansiedad el simple hecho?

La ansiedad tiene una fuente que deriva a nivel fisiológico de este estilo de vida tan acelerado que llevamos, y es principalmente, un desorden a nivel hormonal. Gracias a muchos estudios, no cabe duda de que los problemas hormonales pueden causar síntomas de ansiedad. Sin embargo, es probable que muchos de los que sufren de problemas hormonales tengan un problema de ansiedad precedente, el cual simplemente se acrecienta de la mano con desequilibrios hormonales.

Hay dos hormonas que, para los entrenadores personales y expertos en salud y actividad física, son fundamentales a la hora de plantarles cara a través del entrenamiento: ADRENALINA Y NORADRENALINA. Hay más hormonas que influyen, pero principalmente estas dos son las que van a determinar cómo planificar y afrontar la actividad física para alumnos que padecen esta enfermedad.

-Noradrenalina: no es un desequilibrio en la misma lo que nos afecta, es que esta hormona se dispara en situaciones de peligro o estrés. La liberación de estas sustancias se ve desencadenada por diferentes estímulos, asociados con la percepción de una amenaza física, emociones intensas o ruidos. Está íntimamente relacionada con la parte cardiaca, aumentando el ritmo de la frecuencia cardiaca y el flujo sanguíneo en el cuerpo

-Adrenalina: está encargada, básicamente, de contraer los vasos sanguíneos y dilatar los conductos de aire para permitirnos tener una buena respuesta de supervivencia. La noradrenalina. El problema con la ansiedad no es que cause un desequilibrio en la producción de estas hormonas, sino que produce un trastorno las alarmas que las liberan, produciendo ataques de ansiedad. Es decir, constituye el sistema de alarma y vigilancia del cerebro a través del cual se recibe información continua sobre posibles peligros del entorno y del interior del propio organismo, siendo activadas ante estímulos internos, externos o por situaciones de estrés amenazantes.

En la siguiente entrada (ahora que hemos entendido el funcionamiento básico del estrés y por qué ocurre) veremos la importancia de la actividad física para poder controlar los parámetros hormonales, y la importancia de planificar los entrenamientos para poder incidir de la forma que nos interesa, ya que, no toda actividad física practicada de cualquier forma vale.

Autora:

Raquel Clemente Asensio

  • Licenciada Ciencias Actividad física y del deporte
  • Directora centro Rq Clemente Entrenamiento
  • Máster en gestión de servicios deportivos (UGR)
  • Máster en entrenamiento personal (UGR)

 

¡Compártelo!

raquelclemente

2 Comments

  1. la nota que publicaste me fue demasiado util, voy a aprovecharla y mandarsela a un amigo por fb que estaba buscando lo mismo, muchas gracias por compàrtir la data 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *